En un rincón del colegio María Inmaculada huele a lavanda, tomillo y romero.
Crecen habas, lechugas, zanahorias…El aula verde es nuestro huerto.
Un espacio en el que aprendemos y donde, entre col y col, sembramos valores de cuidado a la naturaleza, sostenibilidad y respeto.
 

Como centro educativo, nos hemos sumado al reto RECREOS RESIDUO CERO, proyecto puesto en marcha por el colectivo medioambiental "Profes por el futuro" y apoyado por el Ministerio de Transición Ecológica. Se trata de que toda la comunidad educativa camine en la misma dirección para reducir, en la medida de lo posible, los residuos plásticos que generamos en la vida en general y en los recreos escolares en particular.

Para ello, alumnado, familias, profesorado y demás miembros de la comunidad educativa debemos hacer un esfuerzo por cambiar y mejorar nuestra forma de consumo, envasado y transporte de productos. Cada persona individualmente tiene un enorme poder en la reducción de residuos plásticos. Usemos ese poder y mejoremos la situación. Seguro que, aunque al principio nos resulta difícil cambiar los hábitos e inercias, encontramos maneras sencillas y creativas de no generar residuos plásticos.

El Colegio sigue desarrollando diferentes acciones encaminadas a fomentar hábitos saludables y consumo responsable entre nuestros alumnos.

Comenzamos este trimestre con el Programa Escolar de Consumo de Frutas y Hortalizas de la Unión Europea para Educación Primaria cuyo objetivo es fomentar el consumo de alimentos de forma saludable. Los productos suministrados son ecológicos y/o avalados por un régimen de calidad de la Unión Europea.

Cada semana los alumnos de primaria comerán 2 piezas de fruta durante el recreo (una el martes y otra el jueves), suministrada al colegio a partir del día 20 de enero. Serán frutas lavadas aptas para el consumo directo, sin ningún tipo de pegatina o elemento no comestible.